Skip to content

Ubicación del EpiCoaching

noviembre 24, 2011

Hemos de reconocer que el EpiCoaching puede ser visto como un coaching sistémico extremo, -de ahí su nombre de alrededor del coaching-, o un coaching de plenitud, o un coaching espiritual al que perfectamente podriamos denominar también coaching de benevolencia.

De alguna manera podemos relacionar al EpiCoaching con el cuarto camino de búsqueda o camino del “hombre ladino” que postulaba el místico, filósofo, escritor y compositor ruso (armenio), Georges Ivanovich Gurdjieff. Desde este punto de vista, el EpiCoaching, es realmente un cuarto camino puesto que incluye elementos prácticos de los tres caminos fundamentales, que según Gurdjieff, demandan retiro y aislamiento:

  • El camino del faquir:

Que logra la iluminación a través del dominio de las sensaciones por varios medios ascéticos, como acostarse sobre una cama de clavos. Esto requiere como cincuenta años de práctica y aun así con un resultado incierto en el mejor de los casos.

  • El camino del monje, o la religión:

Requiere de mucha meditación junto a sufrimiento emocional y, aunque no precisa de tanto tiempo como el camino del faquir, son precisos un mínimo de 25 años.

  • El camino del yogui:

Este se abre a la iluminación en unos 10 años a través del dominio de posturas o movimientos. Aunque muchos piensen que los yoguis son intelectuales, en realidad se trata de “posturas del pensamiento” que afectan a la interrelación cuerpo-mente.

El cuarto camino o cuarta filosofía, a diferencia de los tres anteriores que demandan retiro y aislamiento, puede llevarse a cabo en medio de la vida ordinaria utilizando de una manera ladina, solo las partes necesarias de las otras tres vías para conseguirlo. Es el camino más fácil para la mentalidad occidental, y en el caso del EpiCoaching, consigue un mínimo dominio físico del cuerpo, una cierto control de las emociones y una supervisión del pensamiento durante cortos periodos.

Habiendo así alcanzado este mínimo control mente-cuerpo, se está listo para “preparar el camino” de los insights en un fluir hacia las gnosis del Wu Wei, es decir, desplazarse hacia un dominio general, o mejor el control de un no dominio, de la mente-cuerpo para eliminar los elementos innecesarios de manera semisubconsciente mediante el sueño y poder así fluir con el universo.

El EpiCoaching suele tomar un máximo de 40 días en ofrecer sus primeros resultados, y entre 9 meses y 1 año para llegar a este punto de inicio de las gnosis.

El trabajo del EpiCoaching o proceso de avance en el cuarto camino (el camino es siempre y en todas partes el mismo, sólo difieren los métodos de abordarlo) se centra en la toma de conciencia sobre los miles de “yoes” diferentes que alternadamente toman el control del cuerpo-mente, tan sólo para ser sustituido por otro “yo” minutos, o aun más frecuente, segundos más tarde. Un “yo” promete levantarse temprano, que es el “yo” que se va a la cama, luego el “yo” que se despierta en la mañana no teniendo idea de la promesa hecha, decide seguir durmiendo. Similarmente ocurre con la comida, el sexo, el dinero, los trabajos, las relaciones; un “yo” promete “hacer” algo que otro “yo” debe llevar a cabo y al último nunca se le informa del compromiso.

En el trabajo de Gureieff este estado de pluralidad es llamado “sueño”, mientras que en Epicoaching es el estado que hemos “aprendido” después de los siete años, y en el que vivimos toda nuestra vida durante la vigilia.

Quien ha empezado a buscar ha formado una inquietud que puede ser definida como un clúster entendido como un grupo de “yoes” con un interés común en algo concreto o más allá de la vida ordinaria. Tiene el sentido de algo más significativo que el mero  deseo pasajero de “yoes” menores y busca respuestas para su clarificación, superación, equilibrio, o para las eternas preguntas de la humanidad, y a las desconcertantes inconsistencias de sí mismo.

A partir de aquí, la manera de trabajo del Epicoaching y el de Gurdjieff difieren sustancialmente, pues mientras en la escalera de de Gurdjieff se da cada vez más importancia al maestro o guía del proceso,  en el EpiCoaching el EpiCoach externo es cada vez más irrelevante una vez iniciado el proceso de gnosis subconsciente que conduce hacia el “humano equilibrado”.

“Si quieres conocer a tu mejor EpiCoach, mírate al espejo”

Anuncios

From → EpiCoaching

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: